Cómo medir la fiebre de un recién nacido

Tomar la temperatura de un bebé es un proceso diferente al de medir la fiebre de un adulto, especialmente si acabas de convertirte en padre por primera vez y aún no estás acostumbrado a manejar las necesidades de un bebé. La fiebre en los bebés recién nacidos puede ocurrir por varias razones, por lo que saber qué termómetro usar para los bebés es definitivamente una buena manera de controlar la temperatura de tu bebé en cualquier momento.

Hay cuatro tipos principales de mediciones de temperatura y en el transcurso de esta guía intentaremos describir mejor sus características y cómo deben realizarse.

¿Cuál es la temperatura estándar en un recién nacido?

En primer lugar, hay que decir que la temperatura normal de un recién nacido, así como la de un adulto, es subjetiva y por tanto podría variar según el caso. Dicho esto, según la Organización Mundial de la Salud, la temperatura estándar en los niños suele estar entre 36,5 ° C y 37,5 °C. Cuando la temperatura detectada tiende a superar los 37,5 ° C y se acerca o incluso supera los 38 ° C, es necesario prestar especial atención a la situación ya que el recién nacido podría tener fiebre.

Dependiendo de las características personales del niño, la temperatura media también podría estar por debajo de los 36,5 ° C o, por el contrario, podría rondar constantemente los 37,5 ° C.

Además, cuando utilices un termómetro digital para bebés, recuerda que después de un esfuerzo físico particular, como un llanto especialmente desesperado, después de las comidas o si el bebé está en una habitación cálida o debajo de las mantas, la temperatura medida puede llegar a ser aproximadamente la mitad de un grado más alto.

Alternativamente, la temperatura a veces puede variar incluso durante el día debido a causas naturales, por ejemplo, en algunos casos puede resultar baja por la mañana y luego aumentar por la noche incluso en un grado.

Por estos motivos, se recomienda medir la temperatura de un recién nacido lejos de las comidas, o cuando el niño se encuentra en un estado de tranquilidad y no inmediatamente después de esfuerzos excesivos.

¿Por qué un recién nacido puede tener fiebre?

Empecemos diciendo que la fiebre no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma que indica que el cuerpo del bebé está intentando combatir una enfermedad y que por tanto su sistema inmunológico está reaccionando adecuadamente.

Las razones por las que un niño puede experimentar este síntoma pueden variar, pero veamos ahora cuáles son las causas más comunes:

  • Infección viral: la gripe o cualquier infección viral es una de las causas más comunes de fiebre en los recién nacidos. En particular, aunque no se encuentran a menudo en los recién nacidos, la fiebre también podría ser causada por enfermedades como neumonía, otitis o infecciones del tracto urinario.
  • Sobrecalentamiento: una causa común de fiebre en los recién nacidos es el sobrecalentamiento, que es cuando el bebé usa ropa demasiado caliente o pasa mucho tiempo al sol en un día de verano.
  • Dolor de garganta: esta causa es más común en niños mayores que en bebés, sin embargo, podría ser la causa de la fiebre.
  • Vacuna: Finalmente, la fiebre en los bebés puede manifestarse simplemente como una reacción leve a la vacuna.

Formas de medir la temperatura de un recién nacido

Formas de medir la temperatura de un recién nacido
Formas de medir la temperatura de un recién nacido

Como mencionamos anteriormente, existen cuatro métodos principales mediante los cuales se puede medir la fiebre de un niño. Ahora toca describirlos en detalle y ver cuál podría ser la solución y el mejor tipo de termómetro para niños según los distintos casos.

Temperatura rectal

Para los niños menores de seis meses, el método más apropiado para medir la temperatura es el rectal con un termómetro digital estándar. La temperatura rectal es la más confiable, es decir, es la que mejor representa la temperatura corporal real ya que no está fuertemente influenciada por el entorno externo.

El termómetro debe introducirse suavemente en el ano del bebé durante 1 o 2 minutos después de haber rociado la punta con lubricante, pero tenga en cuenta que para obtener la temperatura precisa es necesario restar 0.5 ° C al valor dado por la medición.

Temperatura del auricular

Es posible medir la temperatura del oído de un bebé utilizando un termómetro infrarrojo que se inserta en el oído del bebé durante unos segundos. Pero ojo, la medición de la temperatura a través del oído no se recomienda en niños menores de seis meses, por lo que es un método válido en niños de entre seis meses y un año.

Antes de medir la temperatura en el oído, es necesario limpiar a fondo la cavidad de cerumen y secreciones y asegurarte de medir siempre en el mismo oído ya que la temperatura puede variar de derecha a izquierda.

Otro dato importante a saber es que, para obtener una medición precisa, es necesario restar 0.3 ° C a la temperatura medida con este tipo de termómetro.

Temperatura frontal (o de la piel)

También entre los seis meses y un año, es posible utilizar un termómetro infrarrojo para medir la temperatura de un recién nacido en contacto o a distancia con la frente del bebé. Recuerda que antes de medir la fiebre necesitas mover su cabello y desinfectar su frente, luego de lo cual la medición será rápida y fácil. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que este método es menos confiable que las otras soluciones enumeradas.

Temperatura axilar

Medir la fiebre del bebé a través de la axila es el método menos invasivo y más apropiado para los niños mayores de un año. Este método es sencillo de practicar ya que solo necesitas colocar la punta de un termómetro debajo de la axila del bebé cuidando de mantener el brazo en estrecho contacto con el torso y asegurándote de que la piel esté seca. Generalmente, el termómetro puede tomar de 3 a 5 minutos de contacto para dar una medición precisa.

Alternativamente, en este grupo de edad es posible medir la fiebre en la boca con un termómetro normal.

Medir la temperatura correctamente

Como hemos visto a lo largo de esta guía, existen varias formas de medir la fiebre de un recién nacido. En particular, al elegir qué método usar, es recomendable prestar atención a la edad del niño. Para bebés de cero a seis meses, la medición rectal es la más indicada en cuanto a confiabilidad, para niños de seis meses al año se recomienda utilizar métodos como la medición de orejas o frente con un termómetro infrarrojo, mientras que, para niños mayores de un año, puede cambiar a un método de medición axilar rápido y sencillo.

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Charles Stuber.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostinger que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.